FQ RESEARCH

 

Los estudios de mercado, no son, ni nunca han sido un objetivo en si mismos, son más bien técnicas y herramientas utilizadas por las entidades para conocer mejor el mercado (sobre todo compuesto por competidores y consumidores) y así poder definir o modificar sus estrategias para dotar a éstas de mayor capacidad de éxito.

Uno de los objetivos más buscados por quienes usan estas herramientas es conocer y entender mejor a los consumidores, tanto los actuales, como los potenciales, para poder posicionar mejor las ofertas de la entidad.

En el fondo, todas éstas técnicas consisten, ante el problema u oportunidad que se plantee, en recopilar datos relevantes, interpretarlos correctamente y usarlos para mejorar.

La información así obtenida permite a quienes toman las decisiones ventajas considerables sobre quienes no disponen de la misma en términos de:

  • Objetividad.
  • Precisión.
  • Actualidad (especialmente interesante en momentos cambiantes).
  • Sistemática.

En la actualidad, tomando los últimos datos del año 2013, el sector de la investigación de mercados facturó en España 438 millones de euros, mientras que el mercado mundial facturó 39.084 millones de dólares.

 
El mercado de investigación es a día de hoy, es fundamentalmente cuantitativo, ya que según los datos sectoriales el 83,6% del presupuesto dedicado a investigación lo es a través de este tipo de técnicas, siendo tan sólo el 11% investigación cualitativa.
Los sectores que utilizan la investigación de mercados han evolucionado notablemente a lo largo del tiempo, y actualmente la facturación se divide entre el 45,2% del sector manufacturero seguido del 44% del sector servicios.
Según los expertos en este campo a nivel internacional los principales retos de la investigación de mercados en los próximos años son:

  • La Velocidad. Ya que en un mercado altamente volátil los decisorios necesitan información en períodos cada vez más cortos.
  • La hibridación de la información externa (clientes y competidores) con otras fuentes de datos internos, procedentes de técnicas de minería de datos (CRM) y externos procedentes de técnicas de BIG DATA.
  • El mayor protagonismo de las nuevas tecnologías, que permiten acceder a datos, antes inexistentes o imposibles de recopilar.