ENCUESTAS EN REDES SOCIALES

 

Muchas entidades han nacido, al calor del crecimiento de las redes sociales, para tratar de medir el posicionamiento de las entidades en estos medios.

Usualmente extraen apariciones de la marca, la categoría de productos, o la competencia directa, en comentarios de distinto tipo de estas redes, para posteriormente tratar de sacar conclusiones de este seguimiento.

Los problemas que arroja este planteamiento son:

  • Enorme cantidad de “ruido“, en muchos casos procedente más que de opiniones de insultos o comentarios de baja significación.
  • Gran dificultad de clasificación temática, tanto en casos de trabajo humano, como por medio de algoritmos.

Nuestro enfoque es diferente, y consiste en:

  • Focalizarnos no en el comentario, sino en el “comentarista”
  • Segmentar los “comentaristas” en función de su “seriedad” (filtrando los que usan la red para insultar, por ejemplo), y su influencia (en función de la recurrencia en opinar del tema que nos interesa y el volumen de seguidores o amigos que tiene).
  • Extraer las líneas de argumentación fundamentales de cada temática o discusión.
  • Proponer a los influenciadores de más relevancia, participar en pruebas demoscópicas (encuestas) que sean capaces de validar el apoyo real en redes sociales que tiene cada argumento y conclusión sobre el tema que nos ocupa.
  • Por último, los resultados se re-evalúan en función de la composición de la muestra y la pobacional, para reponderarlos y ofrecer muestras estadísticamente más correctas.

Estos modelos de consulta, son ultra-rápidos y más profundos que cualquier otra forma de analizar las tendencias en redes sociales, en nuestra experiencia.

Tan sólo tienen una clave, sin la cual no funcionan: “el tema a analizar debe ser notorio“. Si no es notorio, realmente no genera “tensión en las redes sociales” y su análisis, por este o por cualquier otro medio, tendría poco sentido.